miércoles, 14 de abril de 2010

ELBE - Los segadores de la Luftwaffe.

Casi todo el mundo cuando piensa en ataques aereos suicidas evoca la imagen del kamikaze japonés a bordo de su avión cubierto de combustible y explosivos, lanzandose contra un gran objetivo marino americano. Pero los japoneses no son los únicos que tuvieron que tomar medidas desesperadas, y es por todos los estrategas bien sabido que el enemigo es siempre mucho más peligroso cuando ha perdido esperanza y esta dispuesto a cualquier cosa.

Y el Reich en 1945 estaba ciertamente acorralado, desmoralizado y dispuesto a cualquier cosa. Con un buen surtido de aeronaves, pero con escaso combustible y efectivos preparados para defender su espacio aereo, alemania vivía dia y noche bajo el fuego de bombardeo, tras la decisión de los aliados de mantener bombardeos 24 horas por dia sobre las principales ciudades alemanas.

Asi nace la idea de formar el Rammkomando Elbe, también conocido como SonderKommando Elbe. Un comando cuya misión es la de infiltrarse en las enormes columnas de bombarderos aliadas con la intención de embestir los aparatos en las areas en las que eran más vulnerables. Apenas 60 balas eran cargadas en las ametralladoras de los 180 Messerchmitt Bf-109, y al contrario que sus homologos japoneses, sus aviones no estaban cargados de explosivos.

Hachas y sierras voladoras

Porque el Rammkommando no era un comando suicida, aunque es cierto que la naturaleza de su misión invitaba a acortar la esperanza de vida de sus pilotos. Los pilotos estaban indicados para volar dentro del tren de bombarderos, evitando asi ser abatidos por el miedo del enemigo de provocar bajas por fuego amigo. Una vez que hubieran gastado su munición, su tarea era lanzarse con sus aeronaves contra la cola, la cabina o las turbinas de los bombarderos, saltando en paracaidas en el ultimo momento.

Y no lo hacian del todo mal. Las alas de los messerschmitt se convertian en improvisadas hachas que segaban en dos alas y fuselaje por igual, mientras que las helices del caza alemán provocaban horribles daños contra las tripulaciones. Algunos de sus pilotos sobrevivieron hasta a 4 embites contra la aviación del enemigo, aunque también era frecuente que fueran acribillados mientras descendian a tierra en sus paracaidas después de la misión.

Especialmente reconocida es la brillante actuación de Heinrich Rossner, que abatió simultaneamente 2 B-24 Liberator en un solo asalto. Lanzandose lateralmente sobre la cabina del "Palace of Dallas", salto en su paracaidas desde el que pudo ver como el avión enemigo se hacia pedazos justo antes de que los restos llameantes de su caza cayeran sobre un segundo B-24 a su cola. 

Bajo los ojos de las rapaces

Robin Olds era piloto de mustang P-51 cuando vivió en sus pieles un ataque del SonderKommando. Volaba en formación escoltando un tren de B-24s cuando empezo a percibir nubes de condensación viajando paralelasal convoy. 

Escasos momentos despues, dos Me-262 alemanes salieron de entre las nubes acechando a la formación, obligando al escuadrón de Olds a dispersarse para la intercepción. Poco sabía entonces que habían mordido el anzuelo de un peligro todavia mayor. Tras dañar uno de los aviones a reacción, Olds volvió al convoy, para ver como el SonderKommando ya habia derribado algunos de los bombarderos.

Robin Olds se vería forzado a cazar a los Messerschmitt dentro de su formación de bombarderos, cobrandose al final una baja enemiga.


Enlaces de interes:

wing ELBE




Escenario: Sonderkommando

Jugadores: 2 a 4.

Eje: 2 Me 109. 

Aliados: 2 aviones aliados a elegir (recomendamos Curtiss P-40)

Despliegue: Esta misión prueba la pericia de los pilotos para luchar en un ambiente lleno de obstáculos. La misión se juega sin reglas de altitud, en medio de un tren de bombarderos aliados. Si dispones de cartas de bombarderos usalas ahora, si no, recorta trozos de papel de media regla cuadrada, y disponlos en la mesa como obstaculos. Cuantos más mejor, pero asegurate de que hay al menos una regla de distancia entre ellos para que los cazas puedan maniobrar.

Los dos Me1o9 entran en juego por detrás del tren de bombarderos, y los escoltas empiezan a los lados del tren. Todos los aviones empiezan orientados en la dirección del tren.

En esta misión la velocidad de los aviones es relativa, asi que, aunque se supone que todo el tren esta avanzando, los bombarderos permaneceran siempre en la misma posición.

Reglas especiales:

Los bombarderos cortan la linea de vision y de tiro entre todas las aeronaves y no dispararán por miedo al fuego amigo. Cada uno tiene 20 puntos de daño y se consideran dañados al recibir más de 10 puntos de daño.

Los Me109 disponen solo de 10 disparos debido a su limitada munición a bordo. 

Cualquier avión que acabe su movimiento con su punto rojo sobrepuesto a un bombardero deberá robar un contador de daño A, si el resultado es un efecto de daño especial, el avión habrá impactado contra el bombardero, siendo automáticamente destruido y provocando un contador de daño D (o 2 de daño C en caso de que no tengas Fire from the Sky) sobre el bombardero.

Los Me109 pueden declarar una embestida contra un bombardero. En cuyo caso impactarán haciendo 3 daños D (6 C). Deja un marcador donde el avión inició la maniobra. Este representará el paracaidas del piloto alemán, y durante los proximos 2 turnos puede ser tiroteado por los cazas aliados. Pasado este tiempo el piloto habra aterrizado seguro.

Puntuación eje:

10 puntos por bombardero derribado.

5 por bombardero dañado.

4 por piloto superviviente.

Puntuación aliada: 

Empiezan con 30 puntos.

-10 por cada bombardero.

-2 por bombardero dañado.

-5 por caza perdido.

4 por cada piloto alemán abatido (en vuelo o en paracaidas)

         

Esquema de despliegue:


(A) - Despliegue Aliado 

(M) Despliegue del Sonderkommando 

B - Bombarderos


<------ Dirección del tren.

         (A)

     B     B     B

B     B     B              (M)

     B     B     B

         (A)

5 comentarios:

  1. Doncs no ho sabia jo això! Gran article, com de costum!

    ResponderEliminar
  2. Tio me encanta el escenario, tiene una pinta de ser superdivertido. Te lo has currado

    ResponderEliminar
  3. Gracias.

    La verdad es que el escenario se me ocurrio sobre la marcha, la verdad es que no lo tenia pensado cuando empece el articulo, no esta testeado pero habra que darle un tiento (XD)

    ResponderEliminar
  4. ¿Os habéis percatado que disparar a pilotos en paracaídas estaba prohibido por las convenciones de Ginebra?
    Si lo hubiesen hecho los alemanes, habría que oír a Canal de ¿Historia?
    Como lo hicieron los americanos, pues no pasa nada, es normal, es la guerra, etc. :(

    ResponderEliminar
  5. Igualmente, dudo mucho que nadie que acaba de perder a un amigo en un impacto de estos tenga la cabeza fria para pensar en la convención de ginebra en ese momento(XD).

    De hecho era frecuente que en el compañero de ala de alguién que habia saltado se mantuviera volando en circulos a su alrededor para protegerle de aviones enemigos.

    ResponderEliminar