martes, 9 de marzo de 2010

No corta el mar sino vuela...

Si a los feligreses que siguen este blog les dijera asi de bote pronto que el Devastator fue uno de los mejores cazas de su tiempo más de uno me quemaria por hereje, mucho más si añadiera que fue fabricado por el magnate de la aviación Hughes. 

Pero lo cierto es que si... hoy os voy a hablar de ese mundo alternativo que algunos quiza ya conoceis... con todos ustedes...

Crimson Skies

Corren los años 20 en America y la sociedad esta dividida con respecto a la intervención de su pais en la guerra. La sociedad vive del lujo y el glamour y el transporte aereo se ha desarrollado enormemente. El crack del 29 y otros sucesos golpean a los americanos que acaban por fragmentarse en una amalgama de pequeños paises independientes y de ideales variopintos, cada uno con sus leyes, sus milicias y su recelo de los demás.

En este clima de tensión y declive economico resurge la pirateria como una nueva forma de vida, y pilotos y rufianes surcan los cielos asaltando los zeppelins que cubren las rutas de comercio por toda américa. Y con ella surgen milicias aereas para defender los diferentes estados. 

Es una epoca de aviadores (y aviadoras) intrepidos, doncellas seductoras y heroicidad en los cielos. 

Os ha llamado la atención?

Crimson Skies empezó como un juego de mesa producido por la compañia FASA (que comentaremos por aqui en breve por ser una maravilla de juego), y años más tarde la licencia fue comprada por Microsoft que desarrollo un primer juego para PC y un segundo para Xbox.

En 2003 la compañia Wizkids, conocida por los infames Clix desarrolló la versión de la que hoy os hablaremos. 


Review: Crimson Skies de Wizkids

El juego en cuestión ya no esta en producción, pero podeis encontrarlo y comprarlo por internet y como sobrantes en algunas tiendas. Yo he adquirido el mio por la exhorbitante cifra al cambio de 3€. 

Veamos si ha valido la pena...

Para empezar la caja nos sorprende por su belleza y cuidado, que capta muy bien la esencia del juego. (Las imagenes a continuación son algo grandes asi que os recomiendo abrirlas en una pestaña aparte para visualizarlas mejor)

Y cuando desvelamos el contenido, podemos observar el mismo cuidado en los componentes, embalados en sobres de aspecto envejecido, y atados con un cordel. Un detalle que sin duda da mucho carisma al juego y invita a tratarlo con mimo. Con el paquete encontramos un bello manual del cual más de la mitad es transfondo y que cuenta con dos pequeños comics que nos ponen en situación.

El juego trae todo lo necesario para jugar menos los aviones propiamente dichos. Aqui es cuando normalmente te echas las manos a la cabeza pensando en aquellos booster packs de los juegos de Clix por los que Wizkids es conocida. Por suerte aqui fue diferente: Se pusieron a la venta varios sets con un escuadron completo de aeronaves (4 aviones en parejas de 2). En mi caso, me hice por el modico precio de 8 € con los escuadrones piratas "Fortune Hunters" con 2 Devastator y 2 Vampire y los Red Skull Legion, con 2 Kestrel y 2 Peacemaker (nombre irónico donde lo haya para un caza pirata).

Las miniaturas, de plástico tienen una pintura razonablemente buena y detalles como helices de plástico transparente rígido. Aqui abajo podeis ver una foto de un Hughes Devastator desde detrás.

 



Si bueno, pero el juego vale la pena?

El juego recuerda vagamente a Wings of War en algunos aspectos. Se juega sin tablero y los movimientos son planeados mediante unas cartas que tenemos a nuestra disposicion que muestran unas secuencias de octogonos.  Una vez que todos han hecho su selección, mediante unos contadores octogonales procederemos a ejecutar la maniobra en cuestión.

El sistema de esta forma permite controlar mejor la velocidad del avión (ya que el numero de octogonos disponibles variara en funcion de la velocidad, que se controla desde la base del avión) pero por otra parte realentiza la ejecución de las maniobras, volviendo el juego algo lento. La medición de los disparos se realiza de la misma manera (poniendo 3 octogonos frente al avión), lo que sin duda llevará a más de una discusión por el movimiento de dichos contadores.













El daño que los aviones reciben se traduce como giros en la ya conocida base de Clix, que altera los atributos del avión conforme este va sufriendo daños y que también dá algunas habilidades especiales a sus pilotos. 

El juego esta complementado con reglas para ganar experiencia, saltar del avión antes de que se estrelle y algunos otros detalles simpáticos. Haciendo un resumen:

Pros:

- Edición y miniaturas muy cuidadas.

- Accesible a todos los publicos por su simplicidad, todos los datos estan en la base del avión. 

- El piloto influye en el avión. Dos aviones iguales se comportan de maneras diferentes dependiendo del piloto, lo que da más vida a los escuadrones.

- Más control sobre la velocidad del avión.

Contras:

- Los octogonos pueden realentizar el juego con jugadores noveles.

- Los aviones disponibles se limitan a los producidos por Wizkids.

- No tiene reglas para jugar en 3a dimensión. 

- Se echan de menos bombarderos y zepelines, además de los actos heroicos y las bizarras municiones que hicieron famoso el juego de mesa original de FASA.


Conclusión

Un juego sencillito para unas tardes de juego con amigos que no se quieren complicar la vida. No esta mal pero no cambiará tu vida, por suerte, es tán bonito que no te avergonzará tenerlo en la estantería. Por otra parte, las miniaturas son razonablemente buenas para usarse con el manual original de FASA, un señor juego del que hablaremos en la próxima entrega. 

3 comentarios:

  1. Dios, me'l compraria només per la presentació!

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Realmente curioso! Casualmente, en su día me regalaron el Crimson Skies para Pc y me pareció una chufa (en aquellos días volaba el WWII Fighters de Jane's y no había color)

    ResponderEliminar